Grupo de cristales cúbicos interpenetrados de fluorita, brillantes y muy transparentes y de tono verde. Muestran una excelente definición de caras y aristas biseladas por el dodecaedro.

Drusa formada por un nutrido grupo de cristales cúbicos de fluorita de tono amarillento, con zonación geométrica de color violeta en algunas aristas. Destacan por su definición. Translúcidos y con un lustre mate. Este yacimiento tiene algunas similitudes con los de Asturias. Una pieza representativa y de calidad para esta poco representada localidad francesa.

Un ejemplar increíble, de una calidad excepcional para la localidad y para la especie. Los famosos rutilos de Kapudzhukh en Azerbaiyán son ya un clásico, que según se cuenta, aparecieron durante los años 90, por un lapso de dos años. Este ejemplar muestra una riqueza de caras y una definición más que sobresaliente. Según cuenta Rob Lavinsky, el limitado número de ejemplares que salieron en este corto periodo llegaron a Estados Unidos, a manos de Bill Larson, a través de un dealer de minerales ruso, apodado “Niki el Tanque”, un ex-oficial del KGB que tras la caída del muro de Berlín se dedicó al mercado de minerales.

Grupo de cristales de vanadinita que muestran el prisma hexagonal, con caras y aristas muy definidas, intenso color rojo. Excelente brillo, con reflejos y brillos internos entre rojos y anaranjados. El tamaño del cristal también es más que destacable, el mayor mide 4 mm de grosor. Se disponen de forma aislada sobre una matriz de barita en cristales lenticulares. La matriz de barita añade calidad y estética al conjunto, además de estabilidad.